Comprar coches de segunda mano ¿por dónde empiezo?

Si estás pensando en comprar un coche de segunda mano es conveniente tener en cuenta algunas cuestiones importantes para evitar que lo barato termine saliendo caro. A continuación explicaremos nuestros consejos para que elijas un coche usado con todas las garantías.

En primer lugar es importante seleccionar el coche que mejor se ajuste a tus necesidades. Dependerá del uso que le vayas a dar: ¿Cuántos lo vais a usar? ¿Para qué tipo de desplazamientos? ¿Cuánto consume en ese tipo de trayectos?

compramos tu coche

Una vez que sabes qué coche quieres, debes pensar si lo comprarás en un concesionario o a un particular. Por una parte, hay que tener en cuenta que el concesionario sumará su margen al precio del vehículo. Sin embargo, también suelen contar con garantías que no ofrece el particular como un defecto oculto en el coche, papeleos y trámites… Con respecto a este tipo de aspectos, cabe recordar que para un particular es más sencillo desentenderse y sería necesario acudir a los tribunales para reclamar.

Es muy importante saber qué vida ha llevado el coche. Pregúntalo todo. Cuántos dueños ha tenido, qué golpes –importantes o leves–, hasta es conveniente tener acceso al historial de revisiones del vehículo y la documentación de la Inspección Técnica de Vehículos, ITV. De este modo, evitaremos fraudes con el kilometraje del coche, por ejemplo, si las cifras no son realistas con respecto a los anotados en la documentación oficial. También te puedes fijar en el desgaste del volante, la tapicería o los pedales, para evitar que te vendan un coche con más kilómetros de los que te dicen.

Cuestiones básicas
Aunque no seas mecánico, es imprescindible que revises ciertas partes del coche:
1. Neumáticos: Puede que estén agrietados, muestren un desgaste irregular o estén deformados.
2. Frenos: Comprueba el tacto del pedal y la distancia de frenada.
3. Corrosión: Buscar óxido en las partes metálicas como la carrocería, los bajos o las juntas. Es una señal de que el coche ha estado en lugares lluviosos o de costa.
4. Suspensión: Se comprueba aplicando presión al capó sobre una rueda. Cuando el coche rebota más de una vez, es probable que la suspensión esté muy gastada.
5. Cristalería: Hay que fijarse si los tienen golpes o están rayados.

Por otra parte, antes de comprar el coche debes verificar que la documentación está completa y actualizada y probar el coche. Siempre. No compres un coche usado sin probarlo y no te precipites con la compra por mucho que te digan que hay otro comprador interesado, no tiene por qué ser cierto. Si no te fías de probar personalmente el coche, también podrás pedir que lo haga un especialista de tu confianza.

Una vez que ya te has decidido y habéis pactado un precio, puedes compararlo en registros de tasaciones como el de GANVAM, donde se puede ver el baremo de un vehículo introduciendo distintos datos del coche. Una vez llegados al momento de realizar la compra. Debes saber que el contrato debe especificar la forma de pago y las garantías. Además, debes saber que cuentas con un margen de seis meses, establecidos por en el Código Civil, en los que el vendedor, aunque sea un particular, debe responder por las averías ocultas que pudiera tener el vehículo sin que alguna de las partes no las conociera.

Valoramos tu coche ¡GRATIS!


¿Quieres adjuntar fotos de tu vehículo? Recuerda que es opcional:


 

Acepto la política de privacidad
Los campos marcados * son obligatorios
Close

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

siete + tres =